Aproximadamente unos 50.000 niños y adolescentes en Cataluña podrían estar viviendo el impacto del cáncer en su entorno familiar. Ante la inexistencia de programas de abordaje sobre todo durante la adolescencia, la Fundación Kālida, junto con la Asociación Experientia y el impulso de la Fundación Nous Cims, han desarrollado el proyecto piloto «Comparte una aventura». Se trata de una intervención terapéutica basada en la aventura con el objetivo de mejorar el bienestar emocional de chicos y chicas de entre 14 a 18 años que conviven con el cáncer en casa.

La adolescencia es una de las etapas vitales más complejas, tanto para el mismo/a joven, como para su familia. Los y las adolescentes tienen la necesidad de ser iguales al grupo. El hecho de que su padre o madre esté viviendo una enfermedad de gran impacto como es el cáncer, los hace diferentes. La situación hace que sea necesario el abordaje del proceso oncológico con los jóvenes, aunque no hagan preguntas.

De esta carencia en apoyo emocional a adolescentes, nace esta prueba piloto. Además de mejorar la comunicación intrafamiliar y normalizar la vivencia del cáncer y su proceso, también quiere ofrecer un espacio de respiro y diversión que les permita compartir las emociones entre iguales.

¿Qué es la terapia basada en la aventura?

La terapia a través de la aventura es un proceso de acompañamiento terapéutico en el que la herramienta son actividades de aventura y experiencias en la naturaleza, diseñadas por profesionales de la salud mental y de la intervención social. A partir de la experiencia de reto, se facilita a los jóvenes un proceso de reflexión individual y en pequeños grupos. Esto les lleva a formarse conclusiones que pueden transferir a su vida diaria y, de esta forma, conseguir seguridad emocional y física, además de fortalecer el sentimiento de pertenencia.

¿Qué encontrarán los jóvenes en «Comparte una aventura»?

  • Un grupo reducido de adolescentes y jóvenes, de entre 14 y 18 años, que están pasando por lo mismo: su padre o madre está viviendo un proceso de cáncer.
  • Sesiones breves entre semana y sesiones intensivas de un día con expedición a la naturaleza.
  • Actividades experienciales en la ciudad y en la naturaleza: senderismo, slackline, orientación, kayak, vela, escalada, geocaching.
Inscripciones y más información

Con los aprendizajes que se extraigan de esta prueba piloto, se espera poder incorporar el proyecto «Comparte una aventura» en la cartera de servicio de la Fundació Kālida e incluso a otras entidades sin ánimo de lucro del ámbito oncológico.